Nacionales

¿En cuál punto está RD frente al avance de la izquierda en la región?

Con el triunfo de Gustavo Petro en Colombia se afianza el avance desplazamiento de la derecha en la región

Por Germán Reyes

Santo Domingo.- Con la excepción de los casos de la región autónoma española de Andalucía y del parlamento francés, las últimas elecciones sitúan a la izquierdas en un avance en el control de los gobiernos, con fuerte expresión en Suramérica.

Aunque la izquierda se podría decir que quedó corta en sus propósitos la Nueva Unión Popular Ecológica y Sociales (Nupes, izquierda) alcanzó entre 150 y 160 escaños, considerado como un gran salto hacia adelante.

Asimismo, el derechista Partido Popular se alzó con la mayoría absoluta en las elecciones de Andalucía, un bastión del izquierdista Partido Socialista, en el poder.

No obstante, el brillo de la izquierda resplandece en ese contexto con el triunfo alcanzado este domingo por el izquierdista y ex guerrillero Mauricio Petro y su compañera de boleta Francia Márquez.

El triunfo de Petro se suma al alcanzado por el izquierdista Gabriel  Boric en Chile y el mantenimiento de los regímenes en Bolivia,  Argentina, Nicaragua, México, Venezuela y Cuba.

Constituye una especie de consenso generalizado que, por igual, el izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva ascenderá al poder en Brasil, lo cual ha sido reforzado con los resultados la casi unánime las encuestas.

¿Y en cuál punto encaja RD?

Constituyen factores de un nuevo escenario las secuelas de la pandemia, que forzó a casi todos los paìses a endeudarse y la guerra Rusia-Ucrania, que incide en las alzas de los tipos de interés y la carencia de materias primas.

Las estimaciones de los analistas locales y extranjeros apuntan a importantes retos para los países de Occidente el afrontar las alzas en la factura petrolera y de los derivados del trigo, para citar dos ejemplos.

Tal vez esos factores internacionales que de manera inexorable influyen y determinan el curso de la economía, representen indicadores a los que habría que afrontar con nuevas políticas que en la medida de lo posible reflejen algunos cambios.

El gobierno que preside Luis Abinader ha sido acusado de manera insistente por representar la derecha con la colocación de connotados empresarios en los cargos públicos.

Y, pese a que el presidente Abinader llamó este domingo a evitar miradas al pasado en un acto de confirmación de sus dirigentes, se hizo acompañar de figuras, como el bailoteado secretario de la Presidencia Lisandro Macarrulla.

La oposición encuadra al régimen del Partido Revolucionario Moderno (PRM) acciones derechistas con casos como la generalizada política de los fideicomisos y la denominada alianza público privada que privilegia los ostentadores del capital y margina a los trabajadores del campo y la ciudad.

El caso más notorio en ese enfoque citado lo habría representado el propuesto fideicomiso de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, el cual recibió un rechazo generalizado que forzó al presidente Abinader a sacar el proyecto de la agenda congresual.

El presidente Abinader, que en fecha reciente recibió al desplazado presidente colombiano Iván Duque, connotada figura de la derecha chilena, tal vez deba enviar señales distintas de cara a su posible postulación para repetir en el cargo en los comicios de 2004.

En algunas zonas, como la región Enriquillo, el gobierno sostiene una especie de “matrimonio” con una empresa con influencia de capitalistas guatemaltecos, a la que ha entregado la totalidad de los proyectos de la reforma agraria y otras miles de tareas para que expanda el cultivo de caña de azúcar.

Ese proceso, que llegó a provocar que los pequeños productores agrícolas reclamen desde tres campamentos la devolución de sus cultivos de plátano, guineo y otros rubros, demolidos por el Consorcio Azucarero Central impulsado por el gobierno, les sean devueltas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: