sábado, 20 de abril del 2019 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Luis Eludis Pérez

Foto de : Luis Eludis Pérez

Otras opiniones

Lo prefiero mudo, Presidente

Voy a comenzar mis planteamientos, con algo extraño, y es con un refran, no muy ortodoxo que reza: “cuando la partera es mala, le echa la culpa… a otro”. Esto viene a cuento, por las últimas declaraciones del Sr Presidente de la Republica, el Lic Danilo Medina, donde establece que la alta tasa de delincuencia e inseguridad reinante en el pais, es culpa de los tantos y tantos Dominicanos deportados a su país, la Republica Dominicana. Que desacertado Sr Presidente; pues todo el mundo sabe, que la delincuencia es un mal multifactorial en el que inciden varios factores, muchos de los cuales son responsabilidad directa del estado y gobierno, que al no cumplir sus obligaciones agravan este fenómeno, cada vez más grave y lacerante.
 
1-    La Educación. La falta de una educación integral, que aparte de dar conocimientos también debe dar formación y orientación a nuestros niños, jóvenes y adolescentes, y si observamos que nuestro sistema educativo elimino hace algún tiempo la materia Moral y Cívica, que de algún modo ayudaban a la formación en valores de nuestros ciudadanos.
 
2-    El desempleo, Impide que una buena parte de nuestros jóvenes, que ni estudian, ni trabajan ( ni ni), tengan oportunidades de ningún tipo, lo cual los hace terreno fértil de la delincuencia y el narcotráfico.
 
 
3-    Salarios. La falta de un salario decente, a nuestros policías y militares, que cada día se ven tentados por el poder del narcotráfico y la delincuencia organizada, pues, sus emolumentos son ridículos en comparación con lo que les ofertan los narcotraficantes; tanto así, que ya no solo, envuelven a rasos y clases, sino que han llegado a la cima de nuestros cuerpos armados; tal y como usted mismo afirmara.
 
Las injusticias propiciadas por el gobierno, son la principal causa de la delincuencia. No puede atribuirse a los deportados la delincuencia. Pues el Presidente Danilo Medina sabe que no solo se deporta a un delincuente, sobre todo después de los ataques terroristas del 11 de Septiembre del 2001, cuando entraron en vigencia nuevas leyes que hacen pasible de deportación a personas que no han sido ni serán jamás delincuentes. Los dominicanos que delinquen y que son deportados, son una minoría, por lo que al utilizar ciertos estereotipos equivocados Danilo Medina comete una injusticia más.
 
Acaso, no sabe el Presidente Medina que por traspasar el torniquete de entrada al sistema de subway, esta tipificado como “robo de servicios”, que es un delito federal tan grave en la ley, como robar fondos del estado?
 
No entiende Danilo Medina que fallar el pago mensual de manutención a menores, (child Support), aun cuando pierdas tu trabajo y no tengas ingresos, es motivo de una deportación?
 
Sera que no sabe que ingresar por la frontera sin visa y ser atrapado en, y/o luego del cruce hace a cualquiera deportable?
 
Se quiere hacer el Sueco el Presidente Dominicano, al saber que aun teniendo una visa válida para entrar a Estados Unidos y te pasas un dia, después de la fecha que te otorgaron de estadía, te hace candidato para ser deportado?
 
Entenderá el presidente Danilo Medina, que muchas de estas circunstancias no pueden ser motivo para calificar a esos ciudadanos como delincuentes?
 
Más bien creo que es una forma  de descalificar y castigar (una vez mas) a los Dominicanos residente en el exterior. Pues como se dice somos una de las tres patas de la mesa triangular de captación de divisas, pues las zonas francas, el turismo y las remesas son esas tres patas y nosotros somos parte de dos de esas patas claves, pues enviamos nuestra remesas y para rematar el Sr. Presidente nos considera “turistas”, pues el decreto 430-17 nos reconoce como tales y nos cobra 10 dólares; por la tarjeta de turistas que no debemos de pagar , como tampoco los 10 dólares de “derecho a salida” que pagamos; mucho menos pagar tres veces los impuestos que cobra Estados Unidos por un boleto de avión. Todo esto solo nos trae a la memoria que las “contundentes victorias”, obtenidas en el país y que no  ha pedido replicar en el exterior; pudieran ser la causa de tanta saña y encono.
 
La gente se queja al decir que, parece que tenemos un presidente mudo, pero, Si cada vez que hable, será para algo como esto: lo prefiero mudo,  Presidente.

Comentarios