domingo, 24 de septiembre del 2017 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Telesforo Isaac

Foto de : Telesforo Isaac

Otras opiniones

    500 años de la Reforma Religiosa

    El día 31 de octubre de este año, 2017, se conmemora el quinto siglo de la Reforma Religiosa de la Iglesia Cristiana Católica, con base en Roma.
     
    Los fieles cristianos  protestantes conmemoran la Reforma de manera exuberante en las iglesias, en sus instituciones allegadas; lo harán en todos los continentes. Por otra parte, es loable que el Papa  Francisco visitara a Suiza, del 31 de octubre al primero de noviembre, 2016, para asistir en una ceremonia ecuménica –luterana-católica-. Este evento fue el punto de partida para recordar los 500 años de la disputa iniciada con las 95 tesis de Martin Lutero.
     
    El Prelado Católico Romano se reunió con el Secretario General de la Federación Luterana Mundial, Pastor Martin Junge. Se dijo entonces que no fue fácil llevar a cabo este encuentro; más, “resulta que “la misión de llevar adelante las bendiciones del evangelio  es donde está la verdadera felicidad”. Además, se dijo: “nuestra misión común es “ocuparnos de llevar el mensaje de Cristo”, y es una obligación para todos los que nos decimos “cristianos”.  Esta visita se enmarcó en las conmemoraciones de los 500 años de la Reforma. (Aletelia, Ary Waldir, Ramón Díaz, octubre 17, 2016).
     
    El movimiento que conocemos como La Reforma  Protestante, se inició con la chispa e impulso de Martin Lutero (1483-1546), un fraile agustino y estudioso de la Santa Escritura, que según la tradición en esa fecha arriba señalada,  envió una carta a la Iglesia, al Obispo de Roma (Papa León X) y clavó 95 tesis en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenburg. Estas puntuaciones  sustentaban sus reflexiones sobre los escritos en la Santa Biblia y sus  observaciones de las innobles  e inusuales prácticas de la Iglesia Cristiana del Mundo Occidental. 
     
    Las reflexiones teológicas  de Lutero y sus observaciones de la fe y práctica de la Iglesia, dieron comienzo a un debate teológico-eclesial sobre las interpretaciones de las doctrinas cristianas según los Evangelios, las cartas  de San Pablo, las normas y las afirmaciones en lo plasmado por otros en el Nuevo Testamento y en cumplimiento de la tradición apostólica.
     
    Martin Lutero expresaba su entendimiento, su razonamiento y su convicción de lo que era la debida enseñanza focal del cristianismo bíblico en la fe y práctica  de la religión. De manera particular, refutó la excepcional acción que presentaba el decreto de la autoridad eclesiástica: “Cuando estos creyentes venían luego a confesión, presentaban las indulgencias plenarias que habían adquirido, demandando que ya no se necesitaban arrepentimiento de sus pecados, puesto que el documento prometía perdón para todas ellas y más”. (Wikipedia, Melchor Lotter,d.J. 1522).
     
    Este enfoque religioso de condescendencia del pecado,  fue llevado primordialmente   por un sacerdote de la Orden de los Hermanos Predicadores (dominicos) Johann  Telzel, quien fue comisionado por el Arzobispo de Maguncia, y por el Obispo de Roma (Papa León X).
     
    Se comenta que el propósito de esa operación inaudita de venta de indulgencias, fue para “desarrollar una campaña de recolección de fondos para financiar la renovación  de la Basílica de San Pedro en Roma” (Melchor  Lotter, d J., 1522); además,  entre  los otros puntos de las tesis, objetó la asumida posición del Obispo de Roma, al decir: “El Papa no puede remitir culpa alguna, sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por Dios…”. (Tesis No. 6).
     
    El auge de la Reforma Religiosa, tuvo apogeo porque se inició y se desarrolló en una época de cambios sociales de las autoridades que ejercían los reyes, los nobles, los estamentos feudales, la clase dominante,  la Iglesia Católica en la Edad Media, y debido a la evolución del pensamiento de entonces.
     
    Mayormente fueron dos corrientes fundamentales que favorecieron la Reforma Religiosa: el Movimiento del  Renacimiento y el Movimiento de La Ilustración. Estos existieron concomitantemente  y  propiciaron el ambiente para que la transformación religiosa se conformara,  se propagara, y se concretara en los países de Europa, y luego paso a las Américas. 
     
    Es mucho lo que se ha escrito, se está produciendo. y se promoverá acerca del la Reforma Protestante; pues, continua su evolución debido a los cambios en  la sociedad y la marcada influencia de los movimientos del Renacimiento, de la Ilustración, el asentimiento a la cosmovisión y las características  de la sociedad mundial.
     
    Desde su inicio,  la  transformación religiosa se hizo patente y continúa a través de la historia. Hay un dicho que se expresa reiteradamente afirmando la certeza inequívoca de una verdad duradera: “Iglesia Reformada Siempre Reformando”.
     
    En el proceso de la evolución de esta marcada parte de los cristianos: se ha escrito, se escribe actualmente, y habrá futuras producciones de literatura referente a este tema; por tanto, aquí cabe apenas unas pocas notas de hechos destacados de este notable acontecimiento que ha estado en activa presencia durante cinco siglos:
     
    • El teólogo inglés, Juan Wycliffe es considerado  como lucero que iluminó la mente, la conciencia y el entendimiento de que las Santas Escrituras son la primordial autoridad en la religión. 
     
    • Las 95 tesis de Martin Lutero no tenían los muchos puntos que fueron deslumbrados en el proceso de las protestas. Primordialmente enfocaban el rechazo  de las indulgencias y se enfatizó la autoridad de las Escrituras  en lugar del Obispo de Roma.
     
    • La Reforma evolucionó y centró su teología en la salvación basando la doctrina cristiana en lo que se fundamente en cinco “solos”;
     
    • Estos son: 1) Sola scriptura (“solo por medio de la Escritura”); 2) Sola fide (“solo por la fe Dios salva”); 3) Sola gratia (“Solo por la gracia”); 4) Solus Christus o Solo Christo (“Solo Cristo o solo  a través de Cristo”); 5) Soli Deo gloria (“la gloria solo para Dios”). 
     
    • La Reforma tuvo el favor de la tecnología de la imprenta que facilitó la propagación de la literatura pro-reforma.
     
    • Martín Lutero tradujo la Biblia al lenguaje popular que se hablaba entonces en Alemania.
     
    • Martín Lutero escribió himnos cristianos y los cantaba con melodías y arreglos de música popular.
     
    • El fraile Lutero es el reconocido despertador del movimiento de la Reforma; pero el francés Juan Calvino (1509-1564), establecido en Suiza, es considerado “el teólogo por excelencia del protestantismo” por su producto del manual “La Institución de la fe cristiana”. Este documento es el texto básico de la Reforma Protestante.
     
    • La Reforma fue estimulante para el aprendizaje a leer; sirvió para facilitar el auge de la literatura; ayudó a incrementar los conocimientos científicos; ensanchó la educación a un nivel más amplio e ilustrado; e hizo extender la cultura  y las artes en general.
     
    • Provocó la necesidad de renovar la Iglesia y a esto se le llama la “Contrarreforma que tuvo la intención de evitar el avance de las doctrinas y prácticas del protestantismo.
     
    Castillo fuerte es nuestro Dios,
     
    Defensa y buen escudo.
     
    Con su poder nos librará
     
    En todo trance agudo.
     
    Con furia y con afán
     
    Acósanos Satán:
     
    Por armas deja ver
     
    Astucia y gran poder;
     
    Cual él no hay en la tierra.
     
    Nuestro valor es nada aquí,
     
    Con él todo es perdido;
     
    Mas con nosotros luchará
     
    De Dios el escogido.
     
    Es nuestro Rey Jesús,
     
    El que venció en la cruz,
     
    Señor y Salvador,
     
    Y siendo El solo Dios,
     
    El triunfa en la batalla.
     
    Y si demonios mil están
     
    Prontos a devorarnos,
     
    No temeremos, porque Dios
     
    Sabrá cómo ampararnos.
     
    ¡Que muestre su vigor
     
    Satán, y su furor!
     
    Dañarnos no podrá,
     
    Pues condenado es ya
     
    Por la Palabra Santa.
     
    Esa palabra del Señor,
     
    Que el mundo no apetece,
     
    Por el Espíritu de Dios
     
    Muy firme permanece.
     
    Nos pueden despojar
     
    De bienes, nombre, hogar,
     
    El cuerpo destruir,
     
    Mas siempre ha de existir
     
    De Dios el Reino eterno. Amén.
     
    Martin Lutero, el líder de la Reforma Protestante, escribió muchos himnos; el más conocido  es “Castillo fuerte es nuestro Dios”. Es  el Himno Lema de los Luteranos, pero cantado por  cristianos de todas partes

    Comentarios