domingo, 19 de agosto del 2018 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Manuel Otilio Pérez P.

Gregorio Luperón y Tomás Bobadilla

La salida de los españoles que ocupaban la provincia Santo Domingo inició en 12 de julio de 1865. Habían perdido la guerra.
 
Tomás Bobadilla, que había rechazado la posibilidad de marchar a otros territorios españoles, prefirió integrase a las fuerzas restauradoras comandadas por el general José María Cabral que cercaban la capital. Ocuparon la ciudad Capital el 13 de julio.
 
Esta actitud del Prócer Tomás Bobadilla implica dos lecturas: 1) su amor al terruño y 2) su coherencia con el proyecto que restauraba la soberanía del Estado dominicano creado por él la noche del 27 de febrero de 1844.
 
“En junio de 1866, el General Pedro Antonio Pimentel, Representante en Santo Domingo del primer triunvirato de la República Dominicana, al tener que ausentarse para el Cibao, delegó en Tomas Bobadilla y Briones sus atribuciones, que eran las de dirigir el Gobierno Nacional en Santo Domingo, el Sur y el Este de la República, es decir que gobernaba más territorio que los otros dos triunviros generales Gregorio Luperón y Federico de Js García” (Rufino Martínez, Diccionario Bibliográfico- Histórico Dominicano, 1821-1930, UASD, 1971, pp 68-72).
 
Derrocado el gobierno de Cabral, Bobadilla optó por retirarse del país junto al depuesto presidente hacia Venezuela, luego a Puerto Rico. Bobadilla, lo mismo que Galván, fue atraído por Luperón para la extensa campaña de protesta que se hizo necesario poner en acción a fin de lograr el fracaso del empeño del gobierno dominicano presidido por Buenaventura Báez, de anexar República Dominicana a Estados Unidos.
 
Esta fue la segunda vez que el general Luperón y el prócer Bobadilla compartieron esfuerzos para preservar la integridad del territorio dominicano, la soberanía nacional y la nacionalidad dominicana. Lo cual evidencia que entre el General Restaurador y el prócer Tomás Bobadilla no había ninguna contradicción.
 
“Sus escritos fueron de los documentos presentados en el Senado Norteamericano para probar la oposición del pueblo dominicano a la proyectada anexión” (ob y pág cit).

Comentarios