martes, 21 de noviembre del 2017 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Manuel Otilio Pérez P.

El pensamiento antiesclavista de Tomás Bobadilla

En 1830, en plena dominación haitiana, Tomás Bobadilla produjo el documento "Observaciones sobre las notas oficiales del Plenipotenciario del Rey de España y los de la República de Haití sobre reclamo y poseción de la Parte del Este". En este documento es donde por primera vez se nota el Pensamiento antiesclavista de su autor cuando afirma: "Toda tierra que tiene esclavos, llevará hombres libres".
 
"...La revolución de América es la consecuencia necesaria de la naturaleza del hombre. Un esclavo puede ser bastante vil por la esclavitud para perder el deseo de la libertad; pero un pueblo entero y las generaciones que la sucedan no pueden amar sin cesar su embrutecimiento; toda tierra que tiene esclavos, llevará un día hombres libres". (Manuel Otilio Pérez P., La impronta indeleble de Tomás Bobadilla...uno de los fundadores de la Patria, Editora Búho, 2011, pág. 26).
 
Continuando con el mismo escrito de 1830, dice su autor: "Manifiesta S.M.C., la intención de que los habitantes de la isla de Santo Domingo, vuelvan a entrar en el número de sus vasallos. Como si dijera en el número de mis esclavos, para que unidos a mi trono arrastren las cadenas de la degradación; esta sería nuestra suerte, el vilipendio, el oprobio; todo ocurriría a nuestra más grande humillación; y la palabra mis vasallos como da a entender que somos un patrimonio particular y no parte constitutiva de un Estado, individuos de la soberanía que reside en los pueblos, que es la que constituye el pacto y el ente moral que debe dirigir el cuerpo social. (Ob. Cit., pág. 21).
 
"...Viene mui al caso la opinión de un político moderno que dice: La religión dulce, tolerante y paternal de Jesu Cristo ha destruido la esclavitud en Europa. Un cristianismo mal entendido la ha introducido en América. Se quiso hacer a los negros esclavos a fin de convertirlos, desde luego se conseguían cristianos por la esclavitud como los revolucionarios de Francia hicieron republicanos con las prisiones y los cadalsos...", (Ob. Cit. Pág. 25).
 
"En el día, todos los que no están destituidos de razón, saben que, la naturaleza no ha dado al hombre ningún derecho sobre sus semejantes, que todos nacen libres e iguales y que solo la fuerza, puede constituir la esclavitud, o ese pretendido que no se halla, ni el natural, ni en el de gentes", (Ob. Cit. Pág. 26) y (Jaime de Jesús Domínguez, Juan Pablo Duarte Díez Independentista Restaurador, Editira UASD, 2014, pág. 145).
 
En la Manifestación del 16 de enero de 1844, que sustentó la Proclamación separatista del 27 de Febrero, Tomás Bobadilla su autor, redactor y primer furmante garantizó "la libertad de los ciudadanos aboliendo para siempre la esclavitud, la igualdad de los derechos civiles y políticos, sin atender a las distinciones de origen ni de nacimiento", (Vetilio Alfau Durán en CLIO, II, A. Incháustegui y B. Delgado Malagón, compiladores, 1994, pág. 355).
 
Prosiguiendo con el Manifiesto del 16 de enero de 1844, su autor dice: "pasáronse los veintiún años de administración pervertidora de Boyer, en cuya época padecieron los habitantes del Este todas las privaciones, que no se pueden enumerar: trató a sus habitantes peor que a un pueblo conquistado, para saciar su codicia y la de los suyos, hizo esclavos en nombre de la libertad; les obligó a pagar una deuda que no habían contraido con los de la Parte Occidental cuando al contrario, a nosotros nos deben ellos las riquezas que nos han usurpado o malversado", (Manuel Otilio Pérez P. La impronta indeleble de Tomás Bobadilla...uno de los fundadores de la Patria, Búho, 2011, pág. 41).
 
"Veintidos años ha que el Pueblo Dominicano, por una de aquellas fatalidades de la suerte, está sufriendo la opresión más ignominiosa...bien sea que su caída dependiese de la ignorancia de su verdadero interés nacional, bien sea porque se dejase arrastrar del torrente de las pasiones individuales, el hecho es que se le impuso un yugo más pesado y degradante que el de su antigua metrópolis. Veintudos años ha que destituidos los pueblos de todos sus derechos, se les privó violentamente de aquellos beneficios a que eran acreedores, si se les considera partes agregadas a la República, y poco faltó para que se le hubiese hecho perder el deseo de librarse de tan humillante esclavitud", (ob. cit. pág. 40).
 
Fue con el primer decreto del 1 de marzo de 1844, que la Junta Central Gubernativa presidida por Tomás Bobadilla, abolió la esclavitud.
 
Así pensaba Tomás Bobadilla desde 1830.
 

Comentarios