martes, 21 de noviembre del 2017 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Manuel Otilio Pérez P.

Tomás Bobadilla: presidente de la JCG y de la República

El primer decreto de la Junta Central Gubernativa fue el de Abolición de la esclavitud. El segundo fue para traer a Juan Pablo Duarte, Juan Isidro Pérez y Pedro Alejandrino Pina, que se habían autodesterrado el 2 de agosto de 1843, en plena ocupación haitiana.
 
La JCG tuvo la delicadeza y la distinción ante los tres autoexiliados de disponer una goleta con un nuevo capitán, en la persona de Juan Alejandro Acosta, así como una nueva tripulación. Entre sus integrantes iba Enrique Duarte Villeta, sobrino de Juan Pablo; una nueva bandera, y, la información oficial por escrito de manos del trinitario fundador: Juan Nepomuceno Ravelo, en la cual le hacía saber que la Patria fue proclamada la noche del 27 de febrero. Esa noticia oficial llegó a manos de sus destinatarios el 8 de marzo.
 
Regresaron a la nueva Patria la noche del 14 de marzo y desembarcaron en la mañana del 15.
 
Cuando Duarte, Pina y Pérez regresaron ya había Patria. Patria libre y soberana. Dicho más claro, había nacido la nacionalidad dominicana. Ya existía el ejército de la nueva República del que Duarte fue designado general de brigada.
 
Duarte no objetó en nada el Manifiesto del 16 de enero de 1844, base del pronunciamiento del 27 de febrero, nuestra Declaración de Independencia, de la autoría del prócer Tomás Bobadilla.
 
Tampoco objetó las designaciones que le confirió la JCG presidida por Tomás Bobadilla, tales como general de brigada del Ejército, miembro de la misma Junta y comandante militar de Santo Domingo.

Comentarios