martes, 21 de noviembre del 2017 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Manuel Otilio Pérez P.

Los Ponthieux en Santo Domingo

El primer contacto con el apellido Ponthieux sucede en la boda de Matías Ramón Mella con Maria Josefa Brea el 31 de agosto de 1836. Él, nacido 25 de febrero de 1816 y ella, el 14 de febrero de 1814.
 
El primer testigo de los firmantes fue Esteban Ponthieux, además de Rafael Negrete, Manuel Cabral Bernal, José María Mella, N. Saviñón y Juan Isidro Pérez.  (Catedral de Santo Domingo, libro de matrimonios, f.111), Mella residía en San Cristóbal.
 
Para febrero de 1840 los hermanos Ponthieux, Alcius y Atidor, acompañados por un francés y otro haitiano, realizan un acto que en las ruinas del Monasterio de San Francisco que da título de ¡Profanación! a un capítulo del libro de César Nicolás Penson.
 
Luego de compartir varias botellas de vino, el mayor de los Ponthieux se manifestó de este modo: "Esta tierra nuestra, recalcó Alcius. Llegó por fin el día en que viniera nuestra raza a dominar la isla, Reina del Mar Caribe"...¡señores!, agregó Alcius, con la exaltación política de los neo-republicanos de Occidente, mezclada a su habitual fatuidad y con un acento profético Haití, uno e indivisible, dueño de la gran isla, dominará siempre en ella, ¡os lo aseguro!".
 
¡Por Haití uno e indivisible! gritaron sus acompañantes postizos frailes franciscanos. (César Nicolás Penson en su obra COSAS AÑEJAS, publicado en 1891 y en su segunda edición por el Archivo General de la Nación, Volumen CCXLIV, 2015, pp 157-169).
 
El 29 de agosto de 1842, Juan Pablo Duarte viaja a Venezuela en compañía de su amigo Alcius Ponthieux. El tiempo que estos amigos permanecieron en Venezuela se desconoce (Orlando Inoa, Biografía de Juan Pablo Duarte, Letra Gráfica, 2008, pág 38).
 
Derrocada la dictadura del general Jean Pierre Boyer por el Movimiento de La Reforma, continúa la dominación de la Parte del Este, ahora bajo el mando del líder militar de la revuelta General Charles Herard.
 
En Santo Domingo, por orden del nuevo Gobernador Henri Etienne Desgrotte, se constituye una Junta Popular presidida por Alcius Ponthieux e integrada por Juan Pablo Duarte, Ramón Mella, Manuel Jimenes, Pedro Alejandrino Pina y Jean Baptiste Morin.
 
Esa Junta Popular que inició sus actividades el 5 de abril de 1843, emitió una orden de ruta a Juan Pablo Duarte para que fuera a los pueblos del Este a promover e instalar juntas populares en las comunidades que la necesidad lo exija. Ese documento fue avalado por una carta credencial expedida dos días después (ob cit pag 45).
 
El 8 de junio de 1843 fue entregada una representación de esa fecha a la Junta Popular de Santo Domingo, que a la sazón presidía Alcius Ponthieux y la constituían Duarte, Mella, Pina, Jimenes y Morin. Entre los remitentes firmantes estaban Félix María Ruiz, Juan Nepomuceno Ravelo, Manuel María Valverde. En esa comunicación se aclara que no somos una nación conquistada, se exige que los documentos sean escritos en español, que cese la represión por parte de las autoridades haitianas, etc. (Emilio Rodríguez Demorizi, EN TORNO A DUARTE, Editora Taller, 1976, pp 292-295).
 
A esa fecha, del 8 de junio, Duarte había regresado de la misión encomendada por la Junta Popular de Santo Domingo y lo habían ascendido del rango de Capitán al de Coronel de la Guardia Nacional.
 
El 28 de febrero de 1844, después de las 10:00 de la mañana, Tomás Bobadilla, en su calidad de Presidente condujo con éxito las negociaciones de la rendición de las autoridades haitianas encabezadas por el general Desgrotte, quien designó una comisión para la capitulación de ese día. Adivinen quién dirigía esa comisión? Nada más y nada menos que Alcius Ponthieux. La conformaban Le Doyen Doncette, Deo Herard, Paul Jean Jacques,  August Bernier y L. A. Roy (Emilio Rodríguez Demorizi, Guerra Dcominico-Hhaitiana, Impresora Dominicana, 1957, pp 41-45).
 
Los Ponthieux se marcharon el 29 de febrero de 1844 junto al último Gobernador haitiano de Santo Domingo, el general Desgrotte. Febrero era bisiesto, tenían biblioteca, la dejaron.

Comentarios