martes, 21 de noviembre del 2017 - Santo Domingo, República Dominicanan

Por Manuel Otilio Pérez P.

Tamayo: un pueblo de premiados

Héctor Romero inicia las premiaciones nacionales recibidas por hijos meritorios de Tamayo cuando en 1977 fue reconocido como El voleibolista
 del año.
 
Debieron pasar siete años para volver a obtener ese galardón, en 1984. Al año siguiente (1985) continuó con su tercer premio y segundo en años consecutivos. Lo volvió a lograr en el 1989 y por quinta ocasión en 1990.
 
Esa larga carrera de éxitos de Héctor fue coronada con su inducción al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, en el ceremonial XLI, efectuado el 21 de octubre de 2007.
 
En la continuación del premio El voleibolista del año, en 2000 el ganador fue Elvis D. Contreras (Peco). Lo obtuvo nueva vez en 2002 y también el 2006.
 
José Cáceres Gómez se alzó con el premio El voleibolista del año en 2003,  2004, 2008 y 2009.
 
Es decir, que un hijo meritorio de Tamayo ha recibido ese premio desde 1977 tres veces en la década de los 80. En todos los años, menos los de la década de 2000. ¡Eso es hegemonía!.
 
En los artistas de Tamayo y los premios Casandra (hoy Soberano) y que otorga Acroarte, el cantautor Fernando Arias fue galardonado en el renglón Compositor del año, en 1999.
 
El compositor Cheo Zorrilla, en representación de República Dominicana, participó en el Festival OTI celebrado en España y obtuvo un segundo lugar con la canción Al nacer cada enero, en la voz de Fernando Casado.
 
Zorrilla reaparece en el OTI de 1983, con el tema Olvidar olvidar, interpretado por Tati Salas. Repitió ahí su segundo lugar.
 
Con esos dos premios Cheo traspasa lo nacional y se internacionaliza.
 
Su larga trayectoria de éxitos llegó a la más alta cumbre de la canción latina, cuando fue nominado a los premios La Musa del Pabellón de la Fama de los Compositores Latinos (LSHOF por sus siglas en inglés). Esos premios fueron otorgados el 13 de octubre de 2016 en el Fillmore Miami Jackie Gleason Theatre. Allí fue inmortalizado nuestro Cheo Zorrilla al ser inducido al Salón de la Fama de los Compositores Latinos.
 
Enrique Feliz es otro hijo meritorio de Tamayo cuyo trajinar ha sido reconocido.
 
Premios Casandra en el renglón Mejor Espectáculo Infantil del Año por su producción La casa de tío Enrique, en 1988.

Comentarios