Cultura

Un discurso sensato y claro ¿ y la cultura?

Sin embargo, precisó el tema del tiempo de la justicia y sus resultados, idea difícil de vender a quienes, en contrapunto, en plena calle esperan resultados y presos…

Por Carlos Francisco Elías

Santo Domingo. Antes de escuchar el discurso, pronunciado por el presidente Luis Abinader, tenía entre mis manos un   texto de un sociólogo y geógrafo francés Christophe Guilluy, cuyo título me remitía al posible auditorio del mandatario la noche del jueves 8 de octubre.

El título en cuestión, reza así: ” Tiempo de la gente ordinaria “. (Le Temps des gens ordinaires )*

El libro de Guilluy, justamente, trata sobre ese mar de gente que, de un modo u otro, el presidente esa noche trataría de convencer y calmar, a propósito del   tema de presupuestos, impuestos al salario 13 y otros detalles que causaron en la población pánico y alarma, en pasado reciente…

Orígenes de rumores o mal manejo de exposición pública

La tragedia producida por el virus, ha creado todo un ethos, en el que, si bien se puede hablar de sacrificio colectivo, la gabela de estabilidad siempre la tendrán aquellos mejores situados en el cuadro social de una sociedad, empobrecida como la nuestra…

Cuando rumores repentinos como estos se producen, no sabe uno al final si quienes lo originan desde el mismo gobierno, están conscientes del daño que se hace la actual gestión…

¿Sorpresas ante el enojo y el asombro colectivo?… 

La agudeza política indica, donde la haya, que tocarle o descomponer de modo impositivo el salario 13 al dominicano como pueblo, sería como declararle la guerra a gente que con dignidad lleva su desesperanza a cuesta, recordando con amargura, que no votó para autoflagelarse.

Si el rumor fue un globo de ensayo, las espinas míticas de la ilusión de ese salario, pincharon el globo y estalló con sabor a redes y en el anonimato de las mismas, el batacazo de opositores vestidos de civiles…

La decisión tomada por el Presidente de la República, a lo mejor con el consenso de su entorno, de asumir públicamente responsabilidades y explicar con claridad el tema referido, ha sido acertado, aunque no dejó de señalar el tema de las reformas fiscales pendientes…

Sin embargo, estos hechos deben hacer reflexionar, con profundidad meridiana, que todo el mundo, no puede decir todo, al mismo tiempo que todo el mundo, que ese sistema de ” comunicar ” crea en la población agitaciones innecesarias y que, como es natural, desde el gobierno rumores no deben salir, porque no es el rol del presidente salir a explicar una y mil veces, tomemos lo de ahora, a casi 50 días de la toma de posesión, como una excepción…

En este apartado, vale decir finalmente que las ideas de arriba, valen también para alertar: confirma el Presidente en su balance fluido, que el tema de la pandemia, ha mejorado bastante, entonces comunicar esas mejoras de modo más efectivo, será necesario…

Presencia protocolar y otras derivas: ¿cultura huérfana?

El jefe del Estado regresó a la memoria de la campaña. Explicó lo que recibió, retomó el tema de la impunidad, redefinió el rol de la justicia, y nos dió al oído en el menú, una Cámara de Cuentas quemada a la plancha well done, nada de vuelta y vuelta.

Sin embargo, precisó el tema del tiempo de la justicia y sus resultados, idea difícil de vender a quienes, en contrapunto, en plena calle esperan resultados y presos…

En este tenor, queda claro que repetir lo que sabemos va debilitando en credibilidad el uso del látigo contra el PLD y las comentadas indelicadezas, a menos que la justicia, finalmente haga su trabajo con efectividad y con hechos reafirme al primer magistrado de la nación, quien hizo su entrega discursiva, vestido como el protocolo manda y mucho más: con la rutinaria simbolización del poder: eso existe aún en este país.

La ausencia del Ministerio de Cultura en un discurso tan importante, no se debe pasar por alto, por esta razón: en el huidero moral, Juan Bosch y la cultura se fueron al zafacón o la misma fue pretexto para largas compras inexplicables…

Se había dicho siempre, que la pasada administración no era sensible al tema de la cultura, fue el sentimiento que siempre quedó en el sector. Creo que el actual gobierno, no debe emular esa vieja maña y desentendimiento.

Diógenes Laertes, el viejo historiador griego, aún nos recuerda:

” Que, en la tragedia, la cultura es un refugio “… (CFE)

* Christophe Guilluy (1964), sus libros reivindican todos los movimientos populares que salen a la calle en Francia. Tiene una amplia visión de los conflictos sociales mundiales, pero extrapola con facilidad Europa y América Latina. Sus libros explican el tema de la territorialidad y los desplazamientos sociales y sus consecuencias. Insiste sobre las mutaciones de lo popular y afirma, que ” las clases populares han sido sacrificadas en los nuevos modelos sociales ” en esa lucha contra periferia y grandes urbes…

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *