Economía

La plaga de langostas se expande

Una especie migratoria de saltamontes que destruye el follaje de las siembras en horas

Panamá, 10 jul (Prensa Latina) Los agricultores de Panamá están alertas hoy ante la posible llegada de una plaga de langosta centroamericana (Schistocerca piceifrons piceifrons), una especie migratoria de saltamontes que destruye el follaje de las siembras en horas.

El Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) comenzó la capacitación de personal técnico para identificar e implementar el control inmediato del flagelo, que podría llegar desde la vecina Costa Rica al territorio de las fronterizas provincias de Chiriquí y Bocas del Toro.

El director de Sanidad Vegetal del MIDA, Olegh Aguilar, explicó a la prensa que los técnicos deberán dominar los elementos necesarios para manejar la biología, los patrones de la plaga y el ciclo de vida de estos insectos, de tal manera que puedan reconocer de forma inmediata su presencia y el comportamiento.

El Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), con sede en El Salvador, emitió la alerta para la región de incrementar la vigilancia fitosanitaria para detectar focos y realizar controles oportunos de esta plaga, principalmente para la primera generación que se inició con las lluvias de mayo y su ciclo de vida se extendería hasta septiembre próximo.

Esto evitará el nacimiento de la segunda generación y que no presente un crecimiento exponencial, advirtió Oirsa, que sugirió el muestreo en terrenos colindantes a inundaciones, porque las precipitaciones pudieron desplazar a las colonias de insectos.

La langosta centroamericana migra más de 150 kilómetros diarios, con una voracidad que le permite a cada ejemplar consumir diariamente entre el 70 y el 100 por ciento de su peso de dos gramos, por lo que un enjambre de 80 millones comería unas 100 toneladas de alimento verde por día, en una extensión de un kilómetro cuadrado.

Como preferencia, el insecto ataca a los cultivos de maíz, frijol, sorgo, soya, maní, caña de azúcar, ají, tomate, cítricos, plátano, coco, mango y pastizales. Los pronósticos estiman que las condiciones ambientales y ciclos biológicos de la especie predicen la ocurrencia de brotes de esta langosta entre 2020 y 2022, que afectarían la agricultura centroamericana.

Otra especie de la misma familia, la langosta del desierto, provocó en febrero pasado el peor brote de insectos en 70 años que enfrentó Kenya, invasión que se extendió a gran parte del este y el cuerno de África, devastando cultivos en Somalia, Etiopía, Sudán del Sur, Djibuti, Uganda y Tanzania.

Desde hace apenas dos semanas, otra oleada de la especie Schistocerca cancellata ataca a los países de Suramérica, en particular Brasil, Paraguay y el norte de Argentina, mientras Uruguay elevó su alerta máxima para controlar la plaga si llegara a su territorio.

Por la población y voracidad de ambas nubes de insectos, el imaginario popular dio rienda suelta y especuló que se trataba de la bíblica octava plaga de Egipto, en aquel entonces con el objetivo de presionar al faraón para que liberara a los hebreos de la esclavitud, según narra el libro Éxodo.

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *