Actualidad

“No debe ser normal que la meta de los políticos sea la riqueza fácil”

La Iglesia Católica también sugiere una normalidad después de la pandemia del coronavirus  “que no sea cómplice de la corrupción a todos los niveles”

Por Ricardo Rosa

Santiago.- El Arzobispado de Santiago espera que cuando al país regrese la normalidad tras ser superada la crisis generada por el coronavirus se pueda producir una normalidad distinta a la vivida en los últimos años, “que no sea cómplice de la corrupción a todos los niveles”, la que considera impide el crecimiento general de la nación.

“No queremos volver a la normalidad de ver a tantos dominicanos viviendo en la pobreza extrema y poniendo su esperanza de una vida mejor en los juegos de azar”, sostiene la institución religiosa.

Las consideraciones de ese estamento de la Iglesia católica aparecerá este domingo en el editorial del semanario Camino, su medio escrito de difusión, titulado “La normalidad que deseamos”.

“No queremos volver a la normalidad de ver los feminicidios como cifras frías. No es una operación matemática y jamás olvidemos que en cada  acto violento contra una mujer está presente la muerte”, remarca el editorial.

De igual manera, que no quiere volver a la normalidad “de ver a políticos cuya meta es la riqueza fácil a costa de los excluidos de la sociedad, y que no haya consecuencias para ellos”.

Por igual, el semanario Camino muestra su confianza en que no continúe siendo normal ver que en el país muchas leyes son letras muertas “que solo deben ser cumplidas por los que no tienen apellidos sonoros y no tienen padrinos en ningún estamento de la sociedad”.

“No queremos volver a la normalidad de la indiferencia frente al que sufre y menos hacer nuestra la expresión del sálvese quien pueda y que la normalidad que deseamos es aquella en donde la justicia social sea la base sólida que nos permita construir la nación que anhelamos y hacia esa meta debemos llegar”, subraya.

Tomada de Baracoero

Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *